Violencia de género: qué es y tipos

Todo lo que vas a ver en esta entrada

¿Qué es la violencia de género?

Entendemos por violencia de género a todo tipo de violencia que atenta contra el bienestar físico, psíquico o relacional de una mujer solo por el hecho de ser mujer, independientemente de su estatus social y económico, así como de su nivel educativo.

Está relacionada con la desigualdad de género y el abuso de poder. Y quien la ejerce tiene como objetivo conseguir el control sobre la mujer y que éste quede a su merced.

A pesar de que siempre presente el mismo objetivo, este tipo de violencia puede adoptar múltiples formas, las cuales te contamos a continuación.

Tipos de violencia de género

Violencia física

Tiene como objetivo ocasionar algún daño físico. Incluye golpes, empujones, tirones de pelo o cualquier acto que implique ejercer fuerza física sobre otra persona. Es el tipo de violencia más visible y el único que se ha tenido en cuenta durante muchos años a la hora de hablar sobre violencia de género.

«Hubo una vez que llegué a casa un poco más tarde de lo que le había dicho y esa fue la primera vez que me pegó. Me dio una bofetada y yo no supe reaccionar, no me lo esperaba»

Violencia psicológica

Es un tipo de maltrato que incluyen todas aquellas conductas que hacen que la mujer se sienta desvalorizada, juzgada o dude de su propio juicio. Algunos ejemplos de estas conductas pueden ser: amenazas, humillaciones, insultos o aislamientos o prohibiciones.

«Me decía muy a menudo que no valía nada, que nadie más me iba a querer ni me iba a aguantar. Las pocas veces que fuimos con algunos amigos se dedicaba a infravalorarme, a dejarme siempre por debajo de él y a quejarse de mí».

Violencia sexual

Hablamos de violencia sexual cuando se da una actividad o relación sexual sin consentimiento.

«Llegó un momento en el que yo ya no quería tener relaciones sexuales con él, no me apetecía, pero tenía que hacerlo. Cuando él tenía ganas insistía mucho, no paraba de hacerme sentir mal hasta que lo conseguía. Cuando le decía que no quería a pesar de su insistencia, luego teníamos problemas, me decía que era una mala novia y me dejaba de hablar durante un tiempo».

Violencia vicaria

Ocurre cuando, en este caso el hombre, utiliza a los seres queridos de la mujer para atacarla con el objetivo de causarle dolor. Lo más común es utilizar a los hijos, pero también pueden utilizar a las mascotas u otros familiares.

«Me acuerdo un día en el que me cansé y cuando salí de trabajar decidí irme a casa de mis padres. Y pasó lo peor que podía pasar. Me llamó gritando que me iba a arrepentir de esa decisión y terminó dándole una paliza a mi pobre gato. Nunca olvidaré ese momento».

Violencia económica

Es aquella en la que el hombre ejerce poder sobre la mujer para que sea dependiente económicamente. De esta manera, se consigue que la mujer tenga menos recursos para salir de esa situación.

«El gestionaba mi dinero, cuando yo cobraba se lo daba a él. Cuando necesitaba comprarme algo, le tenía que pedir permiso a él y, si le parecía bien, me daba algo de dinero. Nunca podía comprarme nada sin preguntarle antes a él».

Violencia patrimonial

Relacionada con la violencia económica tenemos la violencia patrimonial. Esta implica quitarle el poder a la pareja de sus objetos, bienes o propiedades o, incluso, llegar a destruirlos.

«Siempre me convencía para poner mis cosas a su nombre. Consiguió que pusiera mi coche a su nombre porque decía que si no lo hacía era porque no le quería».

Violencia ambiental

Se ejerce sobre aquellas cosas que hay en el ambiente, atentando contra ellas. En este tipo de violencia aparece mucha expresividad y agresividad, generando miedo en la pareja. El mensaje que transmite es «el siguiente golpe te lo puedo dar a ti».

«Recuerdo muy bien una vez que discutimos en la que él cogió un jarrón que me gustaba mucho porque me lo había regalado mi madre. Con toda la fuerza que pudo, lo tiró al suelo y se rompió por completo. Recuerdo que me asusté mucho y pensé que, si era capaz de hacer eso, también era capaz de hacerme daño a mí.»

Violencia social

Se da cuando el hombre va separando poco a poco a la mujer de su familia y amigos, de forma que consigue que esté aislada de sus seres queridos. Esto implica que la mujer se sienta sola y crea que no tiene a nadie más que a su pareja, por lo que será más difícil dejar la relación. Esta es otra manera de que la mujer tenga menos recursos para poder buscar ayuda.

«Poco a poco me fue alejando de mis amigas. Cada vez que quedaba con ellas sabía que al llegar a casa iba a tener problemas. Siempre me hablaba mal de ellas diciendo que eran unas guarras o que eran muy malas amigas. Me mentía y se inventaba historias para hacerme creer que le caía mal a mis amigas.»

Si te has sentido identificada con alguna de las situaciones anteriores, es muy probable que te encuentres en una relación de violencia de género. Pide ayuda, él no va a cambiar. En nuestro equipo tenemos psicólogas especializadas en violencia de género que podrían ayudarte en este camino, no dudes en ponerte en contacto con nosotras si lo necesitas.

Inma Fernández

Psicóloga del centro